Recordando el último gran terremoto

Transcurrían los últimos días de ese caluroso verano, por esta razón, muchas personas se encontraban disfrutando de unas merecidas vacaciones, era por cierto, la última semana de festividades de la época estival y nada hacía presagiar que la suerte podría cambiar de tal forma que el amanecer siguiente sería escenario de los perores temores y lamentaciones.

Cuando el reloj marcaba las 3:34 horas del 27 de febrero de 2010, un ensordecedor sonido, venido del alma de la tierra, despertó a millones de chilenos, sus ondas oscilantes y en extremo violentas sacudieron de tal forma la tierra, que solo bastaron cerca de 3 minutos, para que la naturaleza mostrara su furia más intensa,  la mayoría de los habitantes, pensó lo peor, las ondulaciones producidas por este movimiento hicieron vano cualquier intento de moverse para buscar amparo. Luego del fuerte sacudón vino una tensa calma, sin embargo, por largos minutos la tierra continuó con un movimiento suave pero persistente, el aire se cubrió por un extraño olor, una mezcla entre polvo y la resina que brota de los pastizales del cerro, pese a todo, la luna llena que reinaba en esa confusión permitió que la tragedia no fuera peor.   

El megasismo desencadenado esa noche de verano, alcanzó los 8,8 grados en la escala de Richter, y su epicentro se sitúo entre las localidades de Curanipe y Cobquecura, la inclemencia del desastre natural cambió para siempre el rostro de la zona central del país, se estima que fallecieron 525 personas y 25 nunca fueron encontrados, más de 500 mil viviendas fueron totalmente destruidas y 2 millones de compatriotas resultaron damnificados.

En nuestra comuna, la situación no fue en nada diferente, según los registros 700 casas sucumbieron al devastador movimiento y lo que es más trágico 12 personas resultaron fallecidas,  atrapados entre los escombros de sus propias moradas y un grupo de ellos, pertenecientes a un club de adulto mayor que veraneaba en la localidad de Curanipe, fue abatido por el Tsunami que acompañó minutos después al que fuera catalogado como el quinto mayor terremoto que recuerde la humanidad.

Maulinos fallecidos producto del Terremoto

  • Barrientos Acevedo, Yolanda Raquel (1927-2010)
  • Booth Acuña, Ana Noemi (1958-2010)
  • Cépeda Toledo, Luis Humberto (1931-2010)
  • Coloma Sandoval, María Haydee (1939-2010)
  • Coñueman Faúndez, Laura del Carmen (1994-2010)
  • Henríquez Roche, Hortensia del Pilar (1957-2010)
  • Hernández Orellana, Floridor Antonio (1923-2010)
  • Illanes Salgado, José Miguel (1948-2010)
  • Márquez Sánchez, Rosa Alba (1953-2010)
  • Miranda Lagos, José Alfonso (1938-2010)
  • Molina Mella, Manuel del Carmen (1931-2010)
  • Muñoz García, Nora Teresa (1944-2010)